De Mente Circular

Un espacio ecosistémico, circular y posmoderno para las ideas sobre la mente y el comportamiento.

sábado, octubre 15, 2005

¿ME AMARA PARA SIEMPRE?

Amor, sexo y rituales

César Vásquez Olcese
Psicoterapeuta

No es amor
son sólo manchas en el pantalón;
no es amor, son sólo huellas de sudor
en tu corazón...
- La liga del sueño -

It’s so easy to fall in love...
- Linda Ronstadt
-


En mi experiencia de años como psicólogo clínico y terapeuta de familias y parejas me he encontrado con innumerables casos de relaciones que mueren de inanición, por descuido y falta de atención. Al igual que los protagonistas de la película Closer, muchos de los que se emparejan piensan ingenuamente que sólo basta con atraerse, iniciar la relación, juntarse y dejar que la vida haga el resto. Como si el amor fuera una corriente sobre la que podemos descansar plácidamente, dejando que nos lleve a donde quiera.
“El amor es eterno mientras dura...” dice una sabia frase, cuyo origen desconozco, y que me gusta citar a mis alumnos en clase, para estupefacción y desencanto de muchos. En el ser humano nada es eterno, y especialmente los sentimientos. Al menos si no se trabaja en ellos constantemente. Las relaciones, los romances, los matrimonios, son cada vez más efímeros; es una de las consecuencias de vivir en una era posmoderna, donde todo es light y perecible...con fecha de caducidad, mismo yogurt bajo en calorías. La fobia al compromiso, a asumir responsabilidades de las que uno no se pueda safar con facilidad, cunde. Por algo preferimos coquetear y enamorarnos por Internet, chateando, que hacerlo con la persona de carne y hueso sentada junto a nosotros en la cabina de al lado.
Cuando le agregamos sexo a esta forma de relacionarnos, el panorama se torna explosivo y autodestructivo.
Aunque se piense lo contrario, los peruanos (y especialmente las peruanas) todavía somos conservadores. El sexo nos importa demasiado; lo idolatramos, le tememos, lo deseamos, le huimos y también jugamos con él, como un niño con una granada de mano. Creemos que al usarlo definimos nuestro destino, lo que somos y valemos. Pero no estamos muy dispuestos a asumir la responsabilidad por nuestros orgasmos. Aún así, no pensamos mucho para entregarlo. Como si sufriéramos de cierta miopía o tendencia al autoengaño, y confundiéramos lo efímero y lo superficial con lo sólido y lo profundo. La tragedia viene después, con legiones de chicas (y algunos chicos) con la autoestima estropeada, sintiéndose usadas, culposas y con menos valor en el mercado del corazón, por haber sido demasiado expeditivas a la hora de compartir la almohada.
Opino que una de las razones más importantes para que las relaciones se conviertan en víctimas de la entropía positiva, se desorganicen y acaben en la muerte térmica (es decir, se enfríen y el amor se evapore) es la “simplificación administrativa” relacional. Denomino así a la ausencia de rituales y de experiencias significativas compartidas entre los miembros de la pareja. La propuesta de De Soto puede que sea un gran avance en el campo de la burocracia estatal y municipal, pero es un desastre en el terreno del amor. Una relación “simplificada”, en la que te conozco en una fiesta o una disco, me gustas, "chapo" contigo y nos juntamos, sin más, y en la que trato de evitar complicaciones y costumbres “envejecidas”, fuera de moda, tiene buenas probabilidades de acabar rápidamente.
Ciertas costumbres ritualizadas (desde el cortejarse, el declararse, regalarse ositos y flores, conocer y frecuentar a la familia de mi pareja, salir los fines de semana, etc. hasta el cambio de aros, la despedida de solteros y la boda, con toda su complicación y parafernalia) y el compartir experiencias dignas de recordar, fundacionales (viajes, paseos, sustos compartidos, enfrentar problemas, enfermedades, ver puestas de sol y paseos por la playa, etc.) cumplen la función de remaches, de anclajes o de amarras afectivas y cognitivas de la relación y sus componentes. Apuntalan el vínculo, le dan un sentido y un significado, conectándolo plenamente con mi historia personal. Crean un fondo de experiencias y recuerdos compartidos (que posibilita pensar en términos de “nosotros”) sobre el cual resalta la figura (la relación), adquiriendo ésta significado de aquel. Ahora estar contigo forma parte de mi vida; significas algo para mí, cumples una función, fperteneces a mi memoria histórica, a mi narrativa; otorgas un significado más a mi existencia: ergo, te amo. Esta relación es algo que me costó, involucró tiempo y esfuerzo, y que vale la pena mantener.
No es en vano que quienes sobreviven a un asalto de banco, a un accidente de ómnibus o de avión, a una guerra, o a un secuestro en grupo, etc., comienzan siendo completos desconocidos y terminan estableciendo vínculos de fraternidad y compañerismo que duran toda la vida. La experiencia en común -fuerte, intensa- cumple el rol casi instantáneo e indeleble de unirlos de por vida. La vivencia se constituye en ritual.
La vida está plagada de ritos y rituales. Los encontramos en todas partes. Son conductas complejas, repetitivas, de alto valor simbólico. Tienen la función de hacer surgir estados psicológicos (emociones, sentimientos, pensamientos). Los rituales son facilitadores de dichos estados psíquicos y conductas, positivos y negativos. Pero no nos confundamos; no hablamos de rituales mágicos, new age, de quema de inciensos para atraer espíritus o energías cósmicas ni de tarot. Hablamos de los rituales cotidianos, que están presentes desde que nos despertamos hasta que nos volvemos a dormir.
Ejemplifiquemos esto. Es menos probable que tenga deseos de orar y de reflexionar sobre mi vida espiritual estando sentado en una combi camino al trabajo que estando arrodillado en misa. Como dice Pascal en su apuesta, es más fácil que un ateo se convierta en creyente, comportándose como si ya lo fuera, es decir, usando agua bendita, recibiendo los sacramentos, rezando, etc. (Nardone y Watzlawick, 2001). Los rituales religiosos, aunque a muchos les parezcan innecesarios y aburridos, pueden hacer la diferencia entre mantener mi fe o ver que ésta se esfume de a pocos, convirtiéndome en un “tibio” (como dice la Biblia), de esos que creen en un “algo” que no pueden definir muy bien (y tampoco les interesa). No, no es lo mismo orar en medio de decenas de personas que también lo hacen, con música sacra y rodeado de símbolos religiosos, creando un ambiente imponente y sobrecogedor, que hacerlo sentado en mi sofá, preguntándome a mi mismo por qué lo hago y para qué sirve todo esto.
De igual manera, el servir la mesa, colocar los platos y cubiertos, sentarse en el lugar de siempre, a la hora de siempre, probablemente hará surgir más fácilmente el hambre y hasta la secreción de jugos gástricos, que simplemente comer una hamburguesa en una carretilla al paso, en medio de la calle y camino de cualquier parte.
El deseo sexual, las funciones evacuatorias, las ganas de estudiar y la concentración, el advenimiento del sueño, y hasta las ganas de bailar, surgen más fácilmente en un ambiente ritualizado, realizando conductas propiciatorias antes, durante y hasta después, aunque no nos demos cuenta de que lo son.
¿Y en el caso de amor? La respuesta es obvia. El amor no escapa a los rituales. Los rituales del amor de denominan coqueteo, “afanamiento”, seducción, flirteo, enamoramiento, conquista, galanteo. Buscan hacer surgir el sentimiento donde sólo hay atracción, gusto o deseo. Quienes los usan saben que la química no basta, que las feromonas disminuyen y se acaban cuando no hay rituales, y sus significados, para hacerlos surgir de nuevo.
La conclusión es obvia: ritualicemos nuestra relación; sigamos los rituales sociales del enamoramiento, el noviazgo y el matrimonio (cada sociedad prescribe los suyos). Pero no lo hagamos por imposición ni porque somos anticuados sino por elección; porque es bueno psicológicamente hablando. Llenemos nuestra historia como pareja con eventos dignos de rememorar; mismo albúm de fotos que revisamos cada cierto tiempo entre sonrisas y recuerdos. Tal vez eso, a fin de cuentas, sea el amor: un gran album de recuerdos que nos une y nos fortalece.

16 Comments:

  • At 11:59 a.m., Anonymous Anónimo said…

    La frase "El amor es eterno, mientras dura" es del poeta brasilero Vinicius de Moraes.

    Saludos y felicitaciones por tu blog.

    David Sirlopú

     
  • At 6:46 a.m., Blogger César Vásquez Olcese said…

    La noche debilita los corazones,
    noches de funeral, de vino y rosas.
    Brindemos por el amor y sus fracasos,
    quizás podamos escoger nuestra derrota.
    El sol limpia las calles, la memoria,
    feroces pasiones atenúa.
    Invéntate el final de cada historia,
    que el amor es eterno mientras dura.

    Encontré está estrofa de la canción "La extraña pareja" atribuida a Ismael Serrano, letra de Rodolfo Serrano. También encontré lo que dices de Vinicius de Moraes. ¿Será que tomaron prestado el verso de Vinicius? Me llama la atención.
    Gracias por el dato.

     
  • At 6:49 p.m., Anonymous Anónimo said…

    Muy interesante,comparto la misma opinión publicada en su artículo. ¿Me amará para siempre?...Si me permite, le sugiero que éste artículo lo publique en el Diario La Industria (de Trujillo)para que los/las jovenes y los que no son tan jovenes se informen sobre éste interesante tema que en la actualidad está de moda.
    Lo felicito por su blog y la variedad de temas en el mismo, los cuales refrescan en la memoria los diversos temas que usted impartió en mi época de estudiante universitaria.

    Felicitaciones.
    Atte. Carmen Cecilia Sánchez Zárate.

     
  • At 1:15 a.m., Blogger Sandra R. M. said…

    Recien empiezo a leer su blog, voy en orden y en el segundo artículo. Profe... si hubiera leído ¿Me amará para siempre? hace 2 meses... la historia sería distinta, pero como me dijo usted... "NO LO VEAS COMO UN PROBLEMA, APRENDE DE TU EXPERIENCIA". Esta lectura me dejó más claro el panorama. Gracias por compartirnos su experiencia...

     
  • At 11:34 a.m., Anonymous Anónimo said…

  • At 11:58 p.m., Anonymous Anónimo said…

    Cool blog, interesting information... Keep it UP video editing programs

     
  • At 3:40 p.m., Anonymous Isabel Polo said…

    De casualidad encontré tus artículos. Los he leído al vuelo. Los temas, muy interesantes, las reflexiones, atinadas. Me alegra tanto saber que estás bien, aunque estés lejos. Suerte.
    seferisicp@hotmail.com

     
  • At 3:54 p.m., Anonymous Anónimo said…

    Gracias a Dios encontré su articulo. Me ha hecho bien pq ahora tengo fe en que mi matrimonio puede volver a comenzar. Tengo siete aos de casada y hace dos semanas mi esposo me dijo que sentía ya no me queria pero no quiere que nos separemos pq dice que nuestro hijo necesita vernos juntos. Me pareció una locura pues se muestra lejano y muy triste. Pero creo que puede volver a quererme como antes...

     
  • At 10:44 a.m., Anonymous Anónimo said…

    Hasta ahora encuentro y leo su blog, me parece muy interesante. Yo soy una psicologa colombiana que circula y anda en tierras del norte.
    Este articulo me parecio muy especial dado que lo ultimo que dice me hizo mucho sentido, le cuento, con mi esposo uno de nuestros rituales es precisamente ese, ver nuestro album de fotos y recordar momentos de todo lo bueno y lo no tan bueno, alli, en esas fotos y en nuestros corazones siguen plasmadas nuestras vidas juntos todavia.

     
  • At 8:16 a.m., Anonymous KALIM said…

    REALMENTE INTERESANTE EL ARTICULO, EL PODER DE LOS RITUALES ES MUY IMPORTANTE PARA TODA RELACION

    http://aprenderambos.blogspot.com/2008/12/educara-criar-y-formar-nios.html

     
  • At 12:16 p.m., Blogger SiMpLeMeNtE yO said…

    es un artículo muy interesante y descriptivo, brinda un panorama específico para poder entender el tema tratado.Soy estudiante de v ciclo de psicología y su blog me parece muy interesante, anoche lo encontre buscando un trabjo y me pareció muy interesante y productivo.atte DHARELY

     
  • At 8:48 p.m., Anonymous Anónimo said…

    muy bueno y muy cierto lo que escrbe...

     
  • At 10:05 p.m., Anonymous Anónimo said…

    With havin so much content do you ever run into any issues of plagorism or copyright infringement?
    My site has a lot of unique content I've either created myself or outsourced but it appears a lot of it is popping it up all over the web without my permission. Do you know any methods to help reduce content from being stolen? I'd definitely appreciate it.


    my web-site - online casinos []

     
  • At 6:04 p.m., Anonymous Anónimo said…

    Entré de casualidad al blog y no me arrepiento. Me gustó mucho, esta muy interesante,lo felicito Prof. Cesar.

     
  • At 2:12 a.m., Anonymous Anónimo said…

    I like your website, it is good. Check my website too.
    You can gry from my website.
    I like your website, it is good. Check my website too. You can gry from
    my website.

     
  • At 7:31 p.m., Anonymous Anónimo said…

    Hi there to every one, it's genuinely a good for me to go to see this site, it includes priceless Information.

     

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home